Que la pandemia de COVID-19 ha afectado a la economía global es algo (tristemente) constatado. Sus efectos aún no parecen tocar techo y son muchos los sectores afectados, con distintos grados de intensidad. Por sus características, el sector turístico es uno de los que más ha visto trastocadas sus expectativas.