Clima laboral: El factor de éxito de las compañías

¿Por qué medir el clima laboral es más importante que nunca?
Descubre las ventajas de usar este indicador dentro de tu compañía y cómo desde Apache lo llevamos a cabo.

Casi todos dedicamos más de la mitad de nuestro día al trabajo, ya sea en una oficina o desde casa. Pasamos muchas horas en contacto con nuestros compañeros, incluso a veces más que con nuestras propias familias, por eso es tan importante para las empresas conseguir que sus trabajadores se sientan a gusto en su entorno profesional pero, ¿cómo pueden saber las organizaciones cómo se encuentran sus colaboradores en este sentido?

Un indicador muy útil para ello es el clima laboral, que se define como las percepciones cambiantes y subjetivas que se forman los empleados sobre el entorno en el que trabajan. El clima laboral existe en toda la compañía, pero también por áreas, pudiendo variar de unas a otras y repercutiendo directamente en el desempeño de cada uno, por eso es clave estudiarlo y tenerlo en cuenta.

No hay que confundirlo con la cultura empresarial, ya que ésta es la identidad y personalidad que establece la empresa, estando basada en el conjunto de creencias, normas y valores que guían la compañía, mientras que el clima laboral es la percepción del ambiente en el entorno de la organización.

¿Qué beneficios aporta?

Conocer el clima laboral de la organización permite medir el nivel de satisfacción de las personas que la componen, facilitando información muy valiosa y generado beneficios al conocerla: 

  • Detección de necesidades: gracias a los resultados obtenidos pueden identificarse las bondades y las necesidades de mejora dentro de la compañía.
  • Decisiones basadas en datos: gracias a los resultados del estudio del clima laboral las empresas pueden tomar decisiones y llevar a cabo acciones basadas en los datos obtenidos. 
  • Anticipación: la detección previa de diferentes situaciones y necesidades hacen posible que la empresa pueda actuar según las diferentes necesidades manifestadas. De esta manera es posible, entre otras cosas, la prevención y la detección de índices como por ejemplo el de desmotivación o el de rotación.
  • Mejor comunicación: la perspectiva de un trabajador no es la misma que la de un directivo, ni la perspectiva entre un departamento y otro, por ello el estudio del clima laboral permite que la comunicación empresa-trabajador sea más cercana, fluida y transparente.
  • El trabajador en el centro: en este tipo de iniciativas la opinión de todos los colaboradores tiene peso, permitiendo así que se sientan escuchados, valorados e involucrados dentro de la organización. 

¿Cómo medirlo?

Además de factores objetivos que pueden servir para conocer el clima, tales como rotación, productividad, absentismo, etc, existen también diferentes metodologías a la hora de abordar su medición:

  • Cuestionario/encuesta: encuestas normalmente anónimas en las que se evalúan determinados aspectos que la empresa considera relevantes para conocer el clima organizacional.
  • Entrevista: si el tamaño de la empresa lo permite, se entrevista a toda la plantilla y en caso de empresas grandes se utiliza una muestra representativa. El objetivo es abordar los temas referentes al clima y recoger el feedback por parte de los trabajadores: mejoras, sugerencias, buenas prácticas, motivos de descontento, etc. Muchas veces estas entrevistas van precedidas de un cuestionario previo realizado por la empresa que ya ha arrojado resultados, las entrevistas ayudan a ponerlo en común y recibir una respuesta más cualitativa. 
  • Focus group: se reúnen colaboradores de diferentes niveles jerárquicos para hablar de su experiencia en la empresa. En muchas ocasiones, al igual que las entrevistas, esta manera de medir el clima laboral va precedida de un cuestionario previo del que ya se tienen resultados y se ponen sobre la mesa en los focus group. Es una excelente manera de medir el clima pero es imprescindible generar un ambiente de confianza para que las personas puedan exponer sus verdaderas opiniones y percepciones.
  • Observación: los responsables de los equipos deben estar atentos y observar al equipo para detectar aspectos referentes al clima organizacional. Esta manera de evaluar el clima es la más pasiva, además de recaer el peso de los resultados en las percepciones de los responsables y no de todos los colaboradores.

¿Cómo lo hacemos en Apache?

Desde el departamento de People & Culture de Apache uno de nuestros principales objetivos es que las personas que componen la compañía se sientan satisfechas dentro de la misma. Por ello, a la hora de medir el clima laboral nos centramos en cinco fuerzas:

  • Cohesión 
  • Liderazgo
  • Flexibilidad
  • Recompensa
  • Satisfacción

Por cada fuerza evaluamos de manera cuantitativa (puntuando del 1 al 10) diferentes situaciones, así sabemos en qué punto nos encontramos en cada uno de ellos y el conjunto de los cuatro nos ayuda a identificar nuestras fortalezas y áreas de mejora. Pero, además, damos espacio a que cada persona exprese su opinión y percepción de manera cualitativa, enriqueciendo enormemente los resultados obtenidos. 

En nuestra última encuesta de clima laboral hemos obtenido una puntuación superior a 8 puntos, lo cual nos hace estar muy orgullosos del ambiente que tenemos en Apache, siendo la flexibilidad y el liderazgo las áreas más valoradas. Pero, gracias a esta evaluación, nos hemos dado cuenta también que, desde la situación de emergencia sanitaria, nuestros colaboradores demandan mayor organización y el fomento de las relaciones interdepartamentales, aspectos en los que ya se está trabajando para mejorar desde People and Culture.  

Gracias a toda la información que arroja el clima laboral podemos identificar y poner en marcha diferentes acciones para seguir trabajando cada día en el bienestar de nuestra tribu.

Si te gustaría formarte parte de la tribu, échale un vistazo a nuestras posiciones abiertas.

¡Te estamos esperando!

Contacto